Sandor Marai, Hungría, 1900

 

“Ha intentado hacerse indiferente a los sentimientos mediante la razón, que es como intentar convencer con palabras y argumentos a un paquete de dinamita de que no explote”.

 

Anuncios