Sandor Marai, Hungría, 1900

 

“Ha intentado hacerse indiferente a los sentimientos mediante la razón, que es como intentar convencer con palabras y argumentos a un paquete de dinamita de que no explote”.

 

Anuncios

Leon Tolstoi, Rusia, 1828

 

“En las mejores relaciones, aún las más amistosas y sencillas, el halago y la alabanza son tan necesarios como la grasa en el eje de las ruedas para que éstas giren”.