payaso

Los dos mechones amarillos bailaron con el fondo rojo. Amanecía en el sur del mundo y al norte, la noche daba fin al día.

El  payaso se sentó en el taburete y esperó. Aunque el cuarto estaba oscuro, un rayo invasor alumbró su cara. El maquillaje le hacía sonreir, la pintura blanca, sudar. Pero nada le pudo quitar la pena.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: